miércoles, 9 de septiembre de 2009

Dos caras

Muñeco de madera ahora propiedad de Elsa Manuel por trueque



domingo, 6 de septiembre de 2009

detalle

video

El amor es raro . nuit


EL AMOR ES RARO




Nota: primer osorodriguez en ver la luz del sol.
Aqui, para armar, versión nocturna.

salud

Variedades

Algunas fotos de los osos, como para no perderlas


domingo, 12 de abril de 2009

Juego con Fuego. Por Ana Vidal

JUEGO CON FUEGO por Ana Vidal

un niño que no hablaba mucho decía secreto
sin saber que era secreto:


en la violencia de sus pasiones mínimas,

giró para nosotros, giró para mí.


¿En qué umbral dejó apenas
un yo que parecía un tú a cada palabra,

un poco de futuro deseo?


Una tangencial escritura
colmada de paciencia. Y un abrazo
como.


¿Cómo hago para contornear
Lo que me dice tu pensamiento?


¿Cómo deshago lo que te dice el mío
antes de que advenga nuestra palabra?


(ARTURO CARRERA, La inocencia)


¿Dónde está el umbral para ese encuentro, cómo se acorta la distancia entre el niño del secreto y la voz del poema?

Con esa distancia trabaja Agustín: sus osos tienen juego, movimiento, mutación.

En el juego hay trayecto: el de una piedra que se convierte en tesoro, un árbol que se hace casa, un palo caballo y una tela que me convierte en jinete. Quien juega toma decisiones, modifica comportamientos y objetos. Funda reglas a las que se atiene, anulando por un tiempo la separación, la clasificación de usos y sentidos de las cosas y las personas. El que juega crea y es espectador de su ilusión. Hace también (como que) juega.

¿Dónde empieza y termina el juego de estos osos? ¿En el dibujo, en el objeto? ¿en el mail, en el papel, en la vitrina? ¿en mi casa, en la Biblioteca? ¿Quién es el que juega?

Amor, Odio, muGr…. En los juguetes aparece (quemando) la distancia (recorrida, desplazada, aplazada) entre el nene y el hombre, entre masculino y femenino, hijo y padre. Vinieron las palabras en el chiche (no las esperaba), irrumpen, en el umbral entre el juego y la vida, en el encuentro entre infancia y adultez. Juego, con fuego.



• Arturo Carrera, La inocencia. Mansalva, Buenos Aires, 2005.

• Diana Aisenberg, Historias del arte. Diccionarios de certezas e intuiciones. Adriana Hidalgo, Buenos Aires, 2004.

lunes, 30 de marzo de 2009

Osos Rodríguez

Osos Rodríguez es un punto de encuentro entre los juguetes, la reproducción técnica, el diseño y la escultura. Nunca me gustó la escultura clásica de por sí. Siempre preferí la interacción – integración espacial de los objetos ante la frialdad de una escultura sobre su base. Mi primer acercamiento a los “objetos”, fue con los muñecos articulados. Los mismos me permitían jugar, interactuar, crear. Eran objetos con cierta intención estética y disparadores de significados varios, módulos para imaginar; pero que contaban además con la ventaja de que yo podía sostenerlos impunemente con mis manos y hacer con ellos lo que me plazca.

Cursando en la escuela de arte me di cuenta que mis esculturas siempre viraban a formas animales o antropomorfas; por lo que siempre pensé en hacer muñecos articulados. Buscaba por Internet que manera de fabricación de los mismos había pero todas eran industriales ( todas aquellas que se acercaban a mi idea) y por ende fuera de mi alcance.

Luego de un tiempo de probar logré hacer mis primeros muñecos en madera, a fuerza de mini-torno, taladros, morsitas y maderitas. Una vez terminados veía que les faltaba algo; ese algo, algo que pueda hacer por ejemplo que mucha gente los tenga ( no por una cuestión de venta, sino más bien porque la gracia de los juguetes es que las distintas personas puedan interactuar con ellos- parte de la gracia del arte de por sí radica en eso, en la múltiple construcción de sentido). Y entonces descubrí el viejo sistema del paper-craft, actualmente vuelto a la moda por muchos diseñadores. El paper-craft es un método de construcción tridimensional de figuras en base a papel; cuya principal diferencia con el Origami es la utilización de tijeras, pegamento y trabajo por partes. Esta técnica no sólo me permite la posibilidad de generar varias copias sino también algo que alguna vez pensé como imposible: Mandar un objeto por e-mail. De esta manera, cualquier persona que quiera tener una copia de las mismas, solo necesita pedirmela, imprimirla, cortar y pegar y ya está.